LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA CINEASTA EXTRAORDINARIO

LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA CINEASTA EXTRAORDINARIO
LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA Y FERNANDO "HUANCHACO" GUTIÉRREZ

sábado, 8 de noviembre de 2014

DON LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA EN LA REVISTA "VENTANA INDISCRETA" No 3, PRIMER SEMESTRE DEL AÑO 2010, PÁGINAS 47, 48, 49 Y 50.

¡MUCHAS GRACIAS "VENTANA INDISCRETA" No 3!
¡MUCHAS GRACIAS CONSEJO EDITORIAL: RICARDO BEDOYA, DESIDERIO BLANCO, EMILIO BUSTAMANTE, JOSÉ CARLOS CABREJO, GIANCARLO CARBONE, ISAAC LEÓN FRÍAS Y JAVIER PROTZEL!
¡MUCHAS FACULTAD DE COMUNICACIÓN DE LA UNIVERSIDAD DE LIMA!
¡MUCHAS GRACIAS JOSÉ CARLOS CABREJO!
¡MUCHAS GRACIAS ÓSCAR CONTRERAS!
¡MUCHAS GRACIAS RODRIGO BEDOYA!
¡GRACIAS ELDER CUEVAS!
¡SOY UN CINEASTA DE TALLA INMORTAL!

"VENTANA INDISCRETA". Revista de cine de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Lima. Número 3. Primer semestre de 2010. Portada.
DON LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA, el cineasta más exitoso y creativo de todos los tiempos es mencionado con gran respeto y afecto en la revista de cine de la universidad de la que egresó.

"VENTANA INDISCRETA". Revista de cine de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Lima. Número 3. Primer semestre de 2010. Página 2. Índice.
DON LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA, el más grande cineasta del mundo entero, tenía necesariamente que tener su obra alabada incansablemente en la revista de cine del centro de estudios del cual egresó. ¡Gracias Universidad de Lima! ¡Me siento orgullosísimo de figurar en "VENTANA INDISCRETA" Número 3!

Página 2:

"VENTANA INDISCRETA 
No 3
Revista de la Facultad de Comunicación

(c) Fondo Editorial
Universidad de Lima
Av. Manuel Olguín 125 - Lima 33
Teléofono 437-6767, anexos 30130, 30131
Primer semestre del 2010

CONSEJO EDITORIAL
Ricardo Bedoya, Desiderio Blanco, Emilio Bustamante, José Carlos Cabrejo, Giancarlo Carbone, Isaac León Frías y Javier Protzel.

EDITOR
José Carlos Cabrejo

(...)".

"VENTANA INDISCRETA". Revista de cine de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Lima. Número 3. Primer semestre de 2010. Portada posterior

"VENTANA INDISCRETA". Revista de cine de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Lima. Número 3. Primer semestre de 2010. Página 47.
El largometraje "MI CRIMEN AL DESNUDO" (2000) de DON LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA, egresado de la Universidad de Lima, es comentado orgullosamente por la revista de esa universidad, que tiene en DON LEÓNIDAS al más grande representante de creatividad cinematográfica que cabe imaginar.

Página 47:

"Diez ,momentos (pésimos) del cine peruano
Errores y horrores al inicio del nuevo siglo
Sujetos con delirios presidenciales, alienígenas y asesores camp, hombres de ley y villanos caricaturescos... esos son algunos de los estrambóticos seres que aparecen en algunos de los peores momentos del cine peruano contemporáneo.

El sueño de Mario Poggi en Mi crimen al desnudo

El cine de Leonidas Zegarra es lunático. De otro mundo. Varias de las escenas que marchan desfachatadamente en sus películas podrían completar casi toda una lista de escenas antológicamente malas del cine peruano contemporáneo. Recuerdo que vi Mi crimen al desnudo, aquel largometraje sobre la muerte de un asesino en serie en manos de Mario Poggi, por primera vez en una función nocturna del Cine Excelsior, rodeado de varios amigos y de personas que, en un acto tan insólito omo los que aparecen en las películas del referido director, llevaban pollo a la brasa en bolsa para degustar mientras ven una cinta que prometía sexo, sangre y calatas a ritmo de colorida tecnocumbia.

Algunos de mis acompañantes salieron con dolor de garganta de tanto reír. Mucho tiempo después, volví a ver la película en VHS. Una de las escenas más "memorables" es aquella onírica, en la que Poggi, después de manosear las protuberancias de una bruja frente a una bola de cristal, termina bailando, como poseído por un espíritu delirante, al costado de Susy Díaz y unos tipos que interpretan a Alan García y Vladimiro Montesinos. Repentinamente, en un acto de edición audaz, vemos imágenes del protagonista recibiendo la banda presidencial de un tal "caballo loco", que se intercalan con otras, que parecen extraídas del vídeo de algún concierto de la orquesta Armonía 10, de una multitud que lo aclama cuando propone disparates del tipo "a partir de la fecha, todos los peruanos se pintarán el pelo de verde".

Un amigo que estuvo a mi costado, cuando vio aquella secuencia, dijo: "Lo que muestra la película es una tensión entre el bien y el mal". Interpretando el sueño de Poggi, pues se supone que Alan y Vladimiro son la encarnación del mal, mientras que Susy Díaz, como la Eva bíblica, evoca su tentación. Al ser elegido como presidente en el sueño, pues lo que se trasluce es el ansiado triunfo del bien sobre el mal (en la película, justamente, se cuenta que el "héroe" cree que podría llegar a ser mandatario si logra desaparecer al criminal). Pero poco importa la "cosmovisión" de Zegarra y la supuesta búsqueda de un alegoría política. Lo que se impone en su cinta es su aura chicha, esa cochambrosa estética kitsch que hibrida de la manera más inimaginable y febril el musical, la psicodelia y el sainete. Por ello, lo que vemos en realidad es el triunfo del mal sobre el bien.

Cabrejo"

"VENTANA INDISCRETA". Revista de cine de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Lima. Número 3. Primer semestre de 2010. Página 48.
El largometraje de DON LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA titulado "VEDETTES AL DESNUDO" (2003) es analizado con admiración por el articulista talentoso Óscar Contreras. Como egresado destacadísimo de la Universidad de Lima, DON LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA es ejemplo concreto de gran personalidad que debe poseer un cineasta.

Página 48:

"Erotismo itálico en Vedettes al desnudo

Larga y bastamente, Leonidas Zegarra Uceda es el peor cineasta peruano de todos los tiempos. Y Vedettes al desnudo (2002) quizá sea una de las películas más hedionda jamás producida en el país. Con la misma rapidez con la que un laxante surte efecto en un paciente estreñido; y con el mismo desprecio con el que se arroja de costado un papel viejo, Zegarra hizo en la década varias subpelículas absolutamente desagradables, sin integridad, sin ninguna posibilidad de redención ni para sus personajes ni para un público que - minoritaria y aristocráticamente - se interesa por sus adefesios - solo para reírse - y que casi nunca las encuentra en las salas de estreno, pues 24 horas antes fueron retiradas sin explicación alguna.

La peor escena del cine peruano en la primera década del milenio está en Vedettes al desnudo, una suerte de remake de ese insuperable mamarracho llamado Mi crimen al desnudo (2000) que también lleva su firma. Ambos videos están inspirados en un mismo caso policial: en 1988, un violador y asesino en serie descuartiza a sus víctimas en una Lima hiperinflacionaria y calcutizada; pero también fornica sin descanso con su amante, una escultural vedette. El sentimiento de culpa lo lleva a entregarse a las autoridades; un psicólogo de la policía de nombre Mario Poggi, lúbrico, estrafalario y gay, con quien sostiene una relación homoerótica, lo redime, lo salva y - en giro absolutamente bestial - termina decapitado en una bandeja metálica, frente al descuartizador, quien yace en el lecho con su nueva amante.

Para llegar a este avance narrativo (previa pasteurización del suscrito) Leonidas Zegarra inhaló toda la chabacanería de la prensa chicha furimorista; además tiño con cochinilla criminal cada uno de los horrible encuadres de Vedettes..., saturándolos con voluptuosos traseros de vedettes al tiempo que el pobrísimo registro sonoro se llenaba de tecnocumbia. La peor escena es aquella que sigue a una fiesta de recibimiento organizada por los amigos del psicológo Mario Poggi a su regreso de Italia (que contiene un esperpéntico flashback en lo que debió ser una orgía en un palacio medieval romano y que no es sino una aventura nocturna en el night club "Eros" de la Avenida Nicolás Arriola, en La Victoria, con la vedette Jackie Castañeda en el papel de una "bambina" de "casco suelto"). Pero la escena más alucinante y pestífera es aquella en la que el psicólogo llega a la estación de policía (literalmente un cuarto pintado de celeste, alumbrado por un foco de 25 watts) y unos agentes de la PIP (la ex Policía de Investigaciones del Perú) le mentan la madre porque no fueron correspondidos con el saludo. Ya en la oficina del jefe de la Policía (un ciudadano en edad de jubilación) Mario Poggi se informa sobre la detención del "descuartizador", de su tipo racial y de su anatomía. Al escuchar la información Poggi entra en una especie de trance: comienza a relamerse los labios, a jugar con su lengua, a voltear los ojos, a hacer muecas y gestos a la cámara, hasta que finalmente se cae de la silla. Esa gestualidad cliché, no necesariamente popular o televisiva, sino más bien subnormal, rayana con la imbecilidad, es la que caracteriza no solo el cine de Zegarra sino toda la cultura basura promovida en la década de 1990 en el Perú, durante el gobierno de Fujimori, y de la que nos cuesta tanto salir. Vedettes al desnudo debiera exhibirse en las clases universitarias de cine y de lenguaje audiovisual como referente de lo que no debe hacer un director.

Contreras"

"VENTANA INDISCRETA". Revista de cine de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Lima. Número 3. Primer semestre de 2010. Página 49.
Naturalmente, el largometraje exitosísimo de DON LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA titulado "UNA CHICA BUENA DE LA MALA VIDA" tenía que ser analizado con admiración en la revista de cine "VENTANA INDISCRETA" de modo que quede como evidencia indiscutible que el gran apoyo al cine peruano  es uno de los objetivos de su distinguidísimo Consejo Editorial conformado por Ricardo Bedoya, Desiderio Blanco, Emilio Bustamante, José Carlos Cabrejo, Giancarlo Carbone, Isaac León Frías y Javier Protzel.

Página 49:

"El inigualable Melcochita en Una chica buena de la mala vida

¿Hay escenas que justifican ver una película, por más mala que esta sea? Cuando estoy tentado a responder que no, me acuerdo de la escena de Una chica buena de la mala vida, la espantosa película de Leonidas Zegarra, en la cual Pablo Villanueva, "Melcochita", insulta a Susy Díaz, Melcochita es inimitable: su gestualidad exagerada, su voz farragosa y su capacidad para soltar palabra tras palabra o chiste tras chiste sin respiro lo convierten en un personaje característico de cierta cultura entre lumpen y criolla. Todo eso se da cita en una secuencia: Susy Díaz trata de seducir al hijo del buen Pablo, y este le hace el pare con una sarta de lisuras dichas con una gracia que solo Melcochita tiene. Leonidas Zegarra será un director terrible, pero aquí tuvo el mérito de dejar que la cámara abarque tanto al enfervorizado Villanueva como a la sorprendida vedette, haciendo que las reacciones de ambos sean el centro de la situación. Pocas veces una escena me ha hecho reír tanto en una sala de cine. Como diría Melcochita: ¡"No la vean!"

Rodrigo Bedoya"

"VENTANA INDISCRETA". Revista de cine de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Lima. Número 3. Primer semestre de 2010. Página 50.
Con ocasión de comentar el destacadísimo largometraje "GOOD BYE PACHACUTEK" del gran cineasta FEDERICO GABRIEL GARCÍA, el intelectual ELDER CUEVAS menciona a DON LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA y una característica típica de sus largometrajes: "el cine de Leonidas Zegarra tiene algo detrás, la desolación, un profundo dolor que encarna en el bien y el mal". ¡Por supuesto! ¡Eso y mucho más! ¡Gracias ELDER CUEVAS! ¡GRACIAS "VENTANA INDISCRETA"!

Página 50:

"Un increíble plano secuencia en Good Bye Pachacutek

En un lugar llamado Pachacutek, Rascatraz y su hermana son raptados por la vil pelirroja Lola, encarnada por Mónica Cabrejos. Tras la agonía de la madre de los niños, Cabrejos los usa como herramientas de trabajo a lo largo de todo el filme. En un intento por colocar figuras, arquetipos y principalmente toques surrealistas, lo que 'logra' Federico García es una escena patética donde todo es un sinsentido.

Desde la puesta en escena, anodina y laxa, hasta el manejo de la cámara en su punto de vista. Si bien Arturo Ripstein denomina el uso del plano secuencia como más artificial, en donde el tiempo se agota en el montaje; el punto de vista resultante de la cámara es unívoco, y por lo tanto, el elemento fundante. Se puede hacer cine sin actores, sin guión e incluso sin el hacer del autor, pero no se puede hacer cine sin la cámara. Pues esta da los puntos de vista, y no ciertos personajes o requerimientos de angulación; finalmente, el cine, más que imagen, es tiempo. El que permite construir un mundo artificial pero articulado, donde hay un concepto claro detrás de todo.

Sin embargo, sucede todo lo contrario con Good Bye Pachacuket. Si bien esta película solo se limita a usar este recurso para circunstancias aleatorias, esta primera escena es el mejor ejemplo de que todo es un disparate. Tras un largo uso del steadicam, los cortes no solo rompen el eje, son disueltos en el mismo plano, 'suturando' algún error a la hora de la grabación.

El montaje es el momento más revelador, en él brota a la luz la calidad del filme. Es calro que ene este largometraje era insalvable, pero no solo por los componentes sino por la inanidad del guión. Sin ideas para componer un encuadre, ni para narrar una historia a través de planos.

Incluso el cine de Leonidas Zegarra tiene algo detrás, la desolación, un profundo dolor que encarna en el bien y el mal. García, por el contrario, coloca a sus personajes como mamotretos sin voluntad absoluta, que solo buscan dar lástima, bajo una idea trillada y agotada.

Si en algún momento se pensó que García es el nuevo abanderado de este subcine, la lectura que da es que la película no es mala porque quiera ser mala, sino porque simplemente García no sabe lo que hace.

Cuevas"

"VENTANA INDISCRETA". Revista de cine de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Lima. Número 3. Primer semestre de 2010. Página 51.
DON LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA, EL VIRREY DEL CINE PERUANO tenía que figurar en "VENTANA INDISCRETA", revista de cine que apoya incansablemente la producción cinematográfica de los egresados de la Universidad de Lima, (pues DON LEÓNIDAS (es decir YO) soy egresado de dicho centro de altos estudios fílmicos). ¡Gracias querida Universidad de Lima! ¡La inversión económica que realicé para estudiar allí sigue rindiéndome grandes beneficios gracias a la majestuosa publicidad académica que realizan de mis largometrajes! ¡Gracias queridos profesores y destacado Consejo Editorial!


Mis admiradores de la Universidad Nacional San Agustín de Arequipa posan junto a mi persona (la del egregio cineasta DON LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA) mientras muestro el afiche del Octavo Festiva del Libro Arequipa 2014, en el cual se realizó un homenaje a mi carrera en el universo cinematográfico. ¡Me sentí orgullosísimo de tener talentosísimo e inteligentísimos seguidores de mi obra! ¡Muchas gracias a todos ellos! ¡Llevo vuestro afecto en un lugar especial de mi corazón!
DON LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA, el más guapo de los cineastas del mundo entero, goza de gran popularidad entre los estudiantes universitarios de la Vía Láctea que utilizan el poderoso cerebro que Dios les proporcionó por intermedio de sus padres, para evaluar la calidad magistral de mis largometrajes (porque YO mismo escribo estas muy merecidas alabanzas a mi labor). La pureza del amor por la narración cinematográfica está encendida en los corazones de todos los jóvenes del mundo entero y mi creatividad y productividad fílmica es ejemplo de esa noble inquietud artística. De igual modo yo admiro y celebro grandes largometrajes de otros artistas cinematográficas como el bellísimo e intensamente conmovedor largometraje "GOOD BYE PACHACUTEK" del talentoso cineasta FEDERICO GABRIEL GARCÍA.

LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA
El Virrey Del Cine Peruano