LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA CINEASTA EXTRAORDINARIO

LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA CINEASTA EXTRAORDINARIO
LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA Y FERNANDO "HUANCHACO" GUTIÉRREZ

martes, 4 de noviembre de 2014

DON LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA EN "BUTACA SANMARQUINA" No 19, DICIEMBRE 2003, AÑO 5, PÁGINA 18. ESCRIBE JULIO ESCALANTE ROJAS.

¡MUCHAS GRACIAS REVISTA "BUTACA SANMARQUINA" No 19!
¡MUCHAS GRACIAS JULIO ESCALANTE ROJAS!
¡MIS PELÍCULAS SON LA MÁS ALTA CREACIÓN DEL CINE MUNDIAL!


"Butaca Sanmarquina" No 19, Año 5, Diciembre 2014.
Sección "Rincón Cinéfilo".
Página 18:


"Vedettes al desnudo
el lumpen reciclado

Escribe Julio Escalante Rojas


 Se podría calificar como una película arrechaza, si seguimos la lógica de doble sentido impuesta en el hit musical de doña Susana Ivonne Díaz Díaz, porque la expectativa generada por el estreno de Vedettes al desnudo se debatió entre los calenturientos arrumacos de sus protagonistas, publicados a todo color en la portada de los diarios sensacionalistas, y la desaprobación general de la crítica cinematográfica hacia la obra del denominado rey del disparate, Leonidas Zegarra. En ese contexto las primicias eran la nalga de Susy Díaz (la del 13 pegado), la voz de Mario Poggi exigiendo sus regalías y la amenaza de juicios al director, quien defendía su película atacando al CONACINE, a Francisco Lombardi y su manchita y a la santa inquisición de la crítica despiadada que se ensaña con la obra de un director cien por ciento blanquirrojo que trabaja en nombre de lo que le gusta a la gente.

Vedettes al desnudo, película de Del Mazo Producciones (una prótesis fálica erecta rojo pasión en el logotipo), está dedicada a Ricardo Bedoya, Isaac León y Desiderio Blanco. Tal distinción no es antojadiza. Porque si algo caracteriza su cine es el resentimiento contra los críticos y sus maestros universitarios. Hay una amargura por el fracaso escondida entre traseros caídos y chorros de sangre. Por eso busca limpiarse de las frustraciones de tantos cineastas peruanos, la cosa no es con él, no cabe en ese saco, porque él si puede proyectar sus películas, sí señores y si no gustan no es problema suyo. Ha hecho de las restricciones monetarias la justificación de sus obras. Son malas porque no cuentan con grandes presupuestos, así de sencillo. Y esa defensa se la ha tomado demasiado en serio. "El cine es una obra heroica, y mientras más barata es la película más difícil resulta", ha dicho más de una vez.

Pero no es un provocador, sólo busca valerse del morbo que causan sus trash movies. Su anterior trabajo, Mi crimen al desnudo (2000), era el fruto fermentado de la cultura chicha, un producto contaminado por la época. Tiempos en que la ignorancia era la corona de espinas de una sociedad que bailaba al ritmo del Chino y la technocumbia, y la televisión de los cómicos ambulantes se convertía en el mercado de abastos de la palabra replana y la lisura malandra. Nunca una visión de lo popular fue tan chabacana antes de Leonidas Zegarra.

Vedettes al desnudo es casi la misma película, e incluso el resultado es peor. Ha añadido escenas para transformar la historia del crimen de Mario Poggi en un siniestro triángulo amoroso de todos contra todos entre el descuartizador , el doctor y la vedette. Ha hecho estas alteraciones sin medir el cambio de registro que capta una cámara de vídeo (analógica) y una digital, sin preocuparse por los saltos de edición y sonido porque estos parches se cuelan y complican la coherencia (?) y el orden narrativo de esta historia Made in cine Excelsior. Es una especie de zombi fílmico que se alimenta de sus propios errores y los vuelve más evidentes y groseros. La puesta en escena se deleita en el primer plano de carnosos glúteos carnosos, en la lengua viperina que repasa los labios, en la tanga que resbala sin censuras y en una bragueta incontinente. Aquí no hay poesía. Una suerte de facilismo, de ahorro de neuronas, domina cada secuencia. "¿Seguro que has estado matando, no?", dice una agitada lúbrica e incrédula Yesabella, mientras ve las manos ensangrentadas de su amante bandido, "y antes te has acostado con ella, dime la verdad... qué va a ser de nuestras vidas. ¡oh por Dios!". Las lágrimas ruedan por su rostro maquillado y el asesino le pide perdón de rodillas, quedando sus labios a la altura del pubis de la rubia. Los gemidos disuelven cualquier otro ruido. Es el sexo como celebración de la muerte.

El asesino de estas señoritas de night club es un vengador de la infidelidad y el libertinaje. La cama se respeta. Y en esa línea criminal la película transita por el gore, la necrofilia y otras perversiones visuales, Vedettes al desnudo compone una particular antología de lo absurdo: una rata paseando por los hombros del asesino encarcelado, la cabeza del sacavueltero cercenada sobre una bandeja y la sodomización final del asesino a cargo de Susy Díaz, quien coge una prótesis de sex shop, se la coloca entre las piernas y dice "quiero probar qué se siente ser hombre". Es un final que provoca arcadas. Hay que entender el cine de Zegarra como un delirio desbocado que muestra lo que nadie se atrevería a mostrar, esa es su lógica: situaciones excesivas y expuestas de un modo natural, escabroso y sin vergüenza. Las miserias descubiertas sin pudor y con horror. Las evidencias están al descubierto y este crimen fílmico tiene un culpable. Leonidas Zegarra lo hizo de nuevo".

Revista "Butaca Sanmarquina" No 19 de diciembre de 2003. año 5, página 1, portada. En este ejemplar se menciona numerosas veces la sobresaliente obra fílmica de DON LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA.

Revista "Butaca Sanmarquina" No 19 de diciembre de 2003. año 5, página 76, portada posterior. En este ejemplar se menciona numerosas veces la ejemplar obra fílmica de DON LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA, el más grande cineasta mundial.

Revista "Butaca Sanmarquina" No 19 de diciembre de 2003. año 5, índice. En este ejemplar se menciona numerosas veces la afamada obra fílmica de DON LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA, el más grande cineasta de la historia del cine mundial. Podemos ver por ejemplo, el artículo de Julio Escalante Rojas titulado "Vedettes Al Desnudo. El Lumpen Reciclado" que analiza el potente filme de crimen y suspenso "VEDETTES AL DESNUDO" (2003) escrito y dirigido por el VIRREY DEL CINE PERUANO: DON LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA.

Revista "Butaca Sanmarquina" No 19 de diciembre de 2003. año 5, página 18, sección "Rincón Cinéfilo". Julio Escalante Rojas firma el análisis titulado "Vedettes Al Desnudo. El Lumpen Reciclado". En dicho texto analiza el potente filme de crimen y suspenso "VEDETTES AL DESNUDO" (2003) escrito y dirigido por el VIRREY DEL CINE PERUANO: DON LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA.

Yo, EL VIRREY DEL CINE PERUANO: DON LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA me encuentro junto a la bellísima actriz sideral boliviana MARIANA LIQUITAYA ZENTENO en la cuatricentenaria Universdad Nacional Mayor de San Marcos (Lima - Perú). Se observa que le concedo el honor de estrecharme la mano al por entonces magíster en Comunicación Social JORGE LUIS VILLACORTA SANTAMATO, quien posteriormente decidió cursar el programa de doctorado en Historia del Arte en dicha casa de estudios para estar capatado en el estudio de mi magistral obra fílmica. La muy impactante fotografía nos fue tomada por el catedrático GORKI TAPIA DELGADO, distinguido analista de los medios de comunicación masivos y hoy elegido como Director de la Escuela de Comunicación Social de la UNMSM para el periodo 2013-2016. La visita de la señorita MARIANA y mía a la UNMSM se realizó con ocasión de la sesuda conferencia "Construcción del Prestigio de Tres Cineastas: Leonidas Zegarra Uceda (Perú), Alfred Hitchcock (Reino Unido), Walt Disney (EE.UU.)". La fotografía que exhibimos nos ha sido gentilmente por perucine.blogspot.com para que sea publicada en muy informativo y hermoso blog.

LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA
El Virrey Del Cine Peruano

No hay comentarios: