LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA CINEASTA EXTRAORDINARIO

LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA CINEASTA EXTRAORDINARIO
LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA Y FERNANDO "HUANCHACO" GUTIÉRREZ

viernes, 8 de abril de 2011

PEDRO PABLO KUCZYNSKI (PPK), TERRORISMO MARXISTA Y LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA


Pedro Pablo Kuczynski, PPK
Candidato a la Presidencia de la República del Perú
Comando de Campaña Central
Av. de la Policia 643 entre cdra 8 y 9 Gregorio Escobedo - Jesús María
Lima - Perú
Teléfono: 202 4600
E-mail:
contacto@ppk.pe
Presente.-
Egregio señor Kuczynski: luego de leer en los diarios locales, hoy Viernes, que usted se ha manifestado con decisión, valentía y justicia contra uno de los azuzadores visibles del terrorismo marxista, me vuelvo a dirigir a usted para expresarle mi admiración y agradecerle por postular a la Presidencia del Perú en estos momentos en que el vesánico totalitarismo comunista amenaza con apoderarse del aparato estatal nacional por métodos supuestamente legales para imponer su régimen de horror económico y social, dirigido a subyugar la iniciativa personal, desmoralizar y extinguir la libre empresa y paralizar por el miedo cualquier crecimiento espiritual individual.



Como peruano que ama a su Patria, recuerdo con el alma desgarrada los sombríos momentos que nos tocó vivir años atrás, cuando una de las ramas reconocibles del comunismo internacional destruía sistemáticamente la infraestructura productiva de nuestro país con los métodos de sabotaje más ominosos. Sorprendido por tan demencial conducta y afectado por ella en mis negocios y en mi vida personal, al igual que mis compatriotas, tuve que investigar los fundamentos de tan demoníaca metodología: "la guerra revolucionaria".



Los marxistas en su búsqueda inescrupulosa del poder del estado utilizan tanto "métodos legales" como "métodos ilegales", tanto métodos "suaves", justificados tras absurdas excusas supuestamente "nobles", como el más desembozado terror sistemático. "Pasar a la clandestinidad" es una acción considerada como otra alternativa más en la práctica política comunista. Las guerrillas marxistas son parte integral de las epidemias sociales que ha de sufrir todo país libre que, de modo suicida, tolera la presencia de partidos organizados de acuerdo al pensamiento satánico de Carlos Marx. Expuesto de modo simple, los comunistas desconocen las reglas de convivencia social en las que nos desenvolvemos y patean el tablero en todo momento, aún cuando más aparentan estar dispuestos al respeto de nuestra forma de existencia. Tal actitud ha sido definida por quienes han luchado contra ella, como "la guerra moderna".



Embelesarnos porque los secuaces de Federico Engeles, Lenin y Mao aparentan respetar nuestro sistema democrático al participar en las elecciones es propio de una ingenuidad que jamás ha correspondido a la mentalidad empresarial: como individuos con iniciativa poseemos más recursos morales (que se oponen a la ética comunista, para la cual es moral todo lo que contribuye a la revolución); poseemos más recursos intelectuales (porque propiciamos la creatividad individual); poseemos más recursos materiales (porque nuestra ética laboral está dirigida a plasmar beneficios económicos concretos a diferencia de la ética laboral marxista que encuentra extraño el esfuerzo productivo); poseemos más recursos espirituales (porque la fe en la producción a largo plazo implica confiar en nuestros semejantes a diferencia del comunismo, que desconfía de todo aquél que permanece fuera de las filas de su "Partido"). Estas ventajas nos exigen precaver la acción de sectas totalitarias que han sistematizado los modos encubiertos de dañar a nuestro país.

Una simple mirada a la literatura básica relativa a "las formas de la lucha revolucionaria" perturba a los espíritus honestos que creen en la mejora constante de la vida humana: textos como "Guerrillas Y Contraguerrillas" de William J. Pomeroy, "La Guerra Revolucionaria" de Carlos Marighella, o la "La Guerra De Guerrillas" de Ernesto "Che" Guevara o Vladimir Ilich Lenin crean un estupor absoluto en la mente empresarial, dedicada a ampliar la libertad del género humano en un contexto de libre empresa.






Che Guevara
"La Guerra de Guerrillas"
Vladimir Ilich Lenin
"La Guerra de Guerrillas"


Obviamente, admirado señor Kuczynski, aprecio sobremanera su valor al postular a la Presidencia de la República del Perú en momentos en que ya se ha socavado sistemáticamente la integridad política de nuestra sociedad. Usted trae fe inconmovible a todas las personas de buena voluntad de nuestro país, a todas las que sueñan con un mañana aún mejor: más noble, más hermoso, más pacífico. Es necesario promover este estado de conciencia y usted, como su representante, cumple un papel glorioso, trascendental.

Sé que usted ganará la Presidencia en primera vuelta con un 90% de preferencia electoral. Soy optimista y el peor de los escenarios para mí, sería que tuviese que lidiar en una segunda vuelta con el representante del resentimiento, de la doblez espiritual, de la enfermedad psíquica, de la putrefacción del alma. Curar a la sociedad de tal plaga, puede ser sumamente difícil y doloroso o hasta imposible, como lo atestigua el Programa Fénix de Vietnam.

En caso de que sea forzado a participar en una segunda vuelta electoral, tengo que señalarle desde ya que eso solamente puede ser índice de la ausencia de promoción a nivel nacional de la mentalidad empresarial.

Es impostergable que los medios de comunicación mitifiquen a los empresarios: que las aventuras de las telenovelas, las miniseries y las historietas lidien con los desafíos que la libre empresa exige a sus gestores.

Le confieso que, entre mis posesiones más preciadas, conservo mi colección de historietas de "TÍO RICO" (Rico McPato / Tío Gilito / Gilito McPato). ¡¡¿Puede existir una obra más hermosa, más educativa e inspiradora que esta famosa historieta comprensible para los lectores de todas las edades?!!. De manera sencilla, amena y eficaz, los lectores aprendimos cómo se conducía ese modelo empresarial que estaba a nuestro alcance.

¡Es imprescindible la promoción de la mentalidad empresarial!.
¡Series de televisión, películas, historietas, radionovelas!... y un partido político rentable.

Sí señor Kuczynski: ¡hay que organizar un Partido Político Rentable!.

Por gracia de Dios vivimos en una sociedad con libertad de cultos. Hay libertad para crear nuevos cultos: la adoración a una marca, a una persona, a una mercancía, a un estilo de vida, a una propuesta política saludable para todos.

¡¡¡Ya quiero ver y comprar el PPKalendario!!!.

No hay comentarios: