LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA CINEASTA EXTRAORDINARIO

LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA CINEASTA EXTRAORDINARIO
LEÓNIDAS ZEGARRA UCEDA Y FERNANDO "HUANCHACO" GUTIÉRREZ

lunes, 2 de enero de 2012

FERNANDO "HUANCHACO" GUTIÉRREZ EN VENECIA Y "SOMOS" No 1282



¡FELICITACIONES FERNANDO "HUANCHACO" GUTIÉRREZ!
¡SOMOS "TRES HÉROES INMORTALES!
¡ADIÓS "SUPERCHACO"!




"SOMOS". Año XXIV / No 1282. Prohibida su venta por separado de "EL COMERCIO".


Páginas 59-61:

"ARTE EN VENECIA

Escritora de cuentos infantiles, actriz, presentadora de televisión y diseñadora. Lo que no dice la página oficial de Erika Stockholm (Talara, 1969) es que nunca falta a los eventos cuturales y de arte más importantes del mundo. Ella estuvo en la 54 Bienal de Arte de Venecia y esto es lo que vio.

ESCRIBE
ERIKA
STOCKHOLM

Corriendo para llegar a tiempo al vernisagge del Pabellón de arte de Brasil, en la Biennale de Venecia, me cambié a las prisas para estar correctamente vestida para el evento. Un poco insegura por mi manera económica de vestirme, sin tanta pretensión.
Cuando llegamos estaban todos hiperventilados. Curadores, galeristas, coleccionistas. Se movían de arriba abajo con su guía de bolsillo de la Bienal, que este año fue de color rosa Pantone 18-2120 TXC Honeysuckle. Todos muy importantes pero no se entiende quién es quién. Y, claro, y era la más vestida de todos. Me hubiera quedado más a gusto con la ropa del tren. Pegaba más con el ambiente que se respiraba.
El artista del pabellón brasileño se llama Artur Barrio. Un artista conceptual del que hay que conocer su obra pasada para entender la propuesta actual. Las paredes del pabellón estaban todas pintadas como si un loco hubiera agarrado un plumón y hubiera escrito cosas sin sentido. Una cama en medio del salón. No una cama cualquiera, una tipo catre, con botellas vacías y basura colgando de ellas. Me reí al pensar que esa era, probablemente, la única cama disponible en Venecia, pues los hoteles reventaban desde hace mucho, a pesar de que una habitación de un hotel cualquiera cerca de la bienal bordeaba los 300 euros la noche.

Pinault: arte conceptual
Ese día no llegué a ver otros pabellones, pues me invitaron a conocer la Fundación Pinault. "¡Vamos!, vamos!", me dijeron. "Es una maravilla, va a estar el propio Pinault y la curadora nos mostrará la obra". Pinault, me fui enterando en el camino, es uno de los mayores coleccionistas de arte contemporáneos del mundo. Gran billonario, dueño de Gucci, Yves Saint Laurent, Boucheron, Balenciaga, la FNAC, controla la casa Christie´s, entre otras cosas. Y, por si fuera poco, es suegro de Salma Hayek. Bueno, salí detrás de todo el grupo, acalorada y resignada a un insoportable dolor de pies. Pues me había puesto zapatitos de vernissage y la Bienal es gigantesca y tienes que caminar cientos de metros para ir de A a B.
Nosotros nos reunimos con el magnate en la cafetería. Un señor agradable, que hablaba con todos tranquilamente y quería saber quién era cada uno. No había almorzado, así que pedí una cerveza para levantar la energía. Me la dieron tibia y trataron de convencerme de que estaba fría. Quería un sánguche pero no había nada. Después de las 2:30 de la tarde cierran todas las cocinas de Venecia. Me ofrecieron un queque de chocolate. No grazie, ci sono patate? Sí, había papas fritas, pero estaban húmedas. En fin. Todo sea por ver buen arte.

Luminoso y pesado
La fundación está en un almacén de la 'Punta della dogana', antigua aduana del mar, junto a la Iglesia Santa María de la Salute. Fue alquilado por Pinault por 40 años para exponer sus obras. Tiene obras de varios tipos. La mayoría conceptual y todo vale una fortuna.
La intervención arquitectónica fue hecha por el gran arquitecto Tadao Ando, paredes de concreto con agujiretos, todos de manera simétrica, muy característico de él. Fue muy cuidadoso para no estropear el entorno, que es antiguo y claro, invaluable patrimonio de la ciudad y el mundo.
Los artistas... pues, para mencionar algunos: Paul McCarthy, Roni Horn, Maurizio Cattelan, Thomas Shütte, Sigmar Polke, Stutevant, Jeff koons, etc... Todos muy conceptuales.
Hacía calor y todas las mujeres ya comenzaban a quejarse de dolor de pies. Seguimos detrás de la curadora, escuchando sus explicaciones. Lo que más me gustó como concepto y como forma fue la obra de Jess Koons, una instalación suspendida, con flotadores de plástico y barcos de goma (en apariencia, pero en realidad son de metal) que cargan troncos de madera. En definitiva lo del plástico pesaba más que la madera: pesaba toneladas. Lo que un periodista describió como "The lightness of weight". Me encantó la definición.

Siempre hay salida
Al día siguiente fui nuevamente a la bienal y pude ver con detenimiento los pabellones. En general, el arte mostraba como tema reiterativo las bajezas de ser humano. No se mostraba un arte positivo, sino más bien de queja y se imponían imágenes desagradables, lo peor de su país, la basura, muertos y objetos contaminantes. El espíritu y tema que permean las instalaciones de la bienal son como una colección de esfuerzos inútiles para salir de situaciones absurdas. El pabellón de Japón se mostró diferente al resto con un arte de hermosas proyecciones de ilustraciones oníricas, que te llevaban a unos minutos de paz y relajación. En su mayoría los pabellones mostraban instalaciones. El más angustiante fue el Pabellón Suizo, donde al final uno termina atrapado sin saber cuál es la salida. Pero cuál es la salida, dónde está la salida, preguntábamos, y un hombre taciturno (visitante también) dijo: "La muerte, la muerte...". No conforme con la indicación, busqué otra manera de huir de ahí y la encontré, menos mal".


"DE LIMA A TALCAHUANO, DEL ARTISTA FERNANDO GUTIÉRREZ
Perú presente
Una aventura épica es la que emprendieron el artista Fernando Gutiérrez y Germán Seminario, sobrino bisnieto del héroe Miguel Grau. Partieron de Lima hasta Talcahuano (Chile), ciudad que alberga al monitor Huáscar, hoy museo flotante. Durante la travesía, que tendría como fin recuperar al Huáscar, Gutiérrez abandonaría su alterego, Superchaco, protagonista de la obra del artista. Lo vivido en este recorrido se plasmó en un documental y una serie de fotografías agrupadas en la muestra DE LIMA A TALCAHUANO. hoy presente en el pabellón latinoamericano de la 54a edición de la Bienal de Venecia. "Es un proyecto en el que trabajo heridas propias sobre heridas de mi país a través de una serie de performances a lo largo de 4 mil km", manifiesta Gutiérrez respecto de su obra. "Al seleccionar a Huanchaco como uno de los artistas participantes de Latinoamérica, reconocen también al arte que se crea en el Perú y nos pones en escena. Sería ideal contar con un pabellón propio. Ello nos daría mayor visibilidad", puntualiza la galerista Lucía de la Puente".





No hay comentarios: